breadcrumbs
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Líquido de Frenos ATE

Comprobación del líquido de frenos

Frankfurt am Main, Alemania, Mayo 08 2012. El líquido de frenos debe cambiarse en intervalos regulares. Como se produce desgaste, debería renovarse cada dos o tres años dependiendo de las especificaciones del fabricante del vehículo. En los sistemas de freno hidráulicos, el líquido de frenos transmite la presión de frenado. Además, lubrica los componentes hidráulicos y los protege de la oxidación.

En los automóviles de hoy en día el punto de ebullición del líquido de frenos debe de ser lo más alto posible. Si es muy bajo, se pueden producir burbujas de vapor, que alargan el recorrido del pedal y en el peor de los casos producir un fallo en el sistema de frenos. Además, el líquido de frenos debe mantener una viscosidad constante y baja en un amplio rango de temperaturas de forma que los sistemas fundamentales de seguridad como ABS y ESP® responda de forma fiable y rápida.

Los líquidos de freno en base Glycol superan estos requisites. Pero son muy higroscópicos – es decir, extraen la humedad del aire circundante. Esto reduce el punto de ebullición y disminuye la protección a la oxidación y las propiedades de lubricación. Además, un aumento en el contenido de agua puede afectar a la viscosidad del líquido de frenos, perjudicando el funcionamiento de los sistemas electrónicos de control. Los líquidos de freno en base glicol deben por lo tanto comprobarse de forma regular y ser sustituidos en caso necesario. El cambio del líquido de frenos debe realizar en intervalos de uno ó dos años según lo prescrito por el fabricante del vehículo. ATE suministra todos los productos y equipos necesarios, permitiendo a los talleres ofrecer a sus clientes un cambio profesional de líquido de frenos.

Líquido de frenos para todas las aplicaciones

La gama de producto de ATE incluye líquidos de freno  DOT 3 y DOT4 para los vehículos de cierta edad y los clásicos, así como líquidos de freno de alta rendimiento para sistemas ESP® y racing. La mayoría de los fabricantes llenan sus sistemas de freno en fábrica con líquidos de baja viscosidad DOT 4, Clase 6 (ISO 4925). El líquido de frenos ATE SL.6 es perfecto en estos casos y válido para múltiples aplicaciones. Este líquido de frenos de alto rendimiento puede utilizarse en vehículos posteriores a 1990 y fue especialmente desarrollado para su uso en sistemas de control electrónico de frenos. Tiene un baja viscosidad, puntos de ebullición en seco y húmedo altos, mejora la lubricación y la protección a la oxidación. Para aplicaciones especiales como racing, ATE ofrece los líquidos de freno  Tipo 200 y el Super Blue Racing, ambos con excelentes características de absorción de agua y mínima bajada del punto de ebullición.

Equipos profesionales de comprobación y servicio, más eliminación respetuosa con el medio ambiente

Para determinar de forma clara el estado del líquido de frenos es necesario medir su punto de ebullición. Para esto ATE ofrece el BFT 320P, un comprobador de líquido de frenos portátil, que permite medir de forma rápida y sencilla el punto de ebullición directamente en el depósito de expansión. Está equipado con una impresora térmica para poder documentar los resultados. Para realizar las tareas de llenado y sangrado en los vehículos equipados con sistemas electrónicos de control de la frenada, la FB 5e de ATE es una buena elección. Se diseñó especialmente como unidad básica o como sistema adicional en el taller. Gracias a la regulación automática de la presión, los talleres pueden trabajar exactamente siguiendo las especificaciones de los fabricantes de automóviles. La sangradora ATE FB 30 S está pensada para ofrecer un servicio de alta calidad. Entre otras características cabe destacar la unidad integrada para la extracción de líquido de frenos usado, tres niveles de presión pre-seleccionables y un innovador sistema electrónico de control de la presión. Finalmente, la gama de equipos de ATE para líquido de frenos, incluye un sistema de recogida anti-goteo y de separación de los líquidos usados. El sistema de evacuación, especialmente pensado para los talleres de vehículos a motor, consiste en uno o varios depósitos de 2 litros y un contenedor de 220 litros que respeta el medio ambiente.Continental ofrece a los talleres de reparación de vehículos un sistema completo para poder realizar cambios de líquido de frenos de forma profesional, y todo desde un mismo proveedor: desde líquidos de frenos de alta calidad hasta equipos de comprobación y servicio, sistemas de recogida, cursos de formación y material de información y marketing.